lunes, 8 de junio de 2009

Josick Granble, y el Pajarero Indoblable.


Josick Granble, el famoso escritor de cuentos inacabados, actualmente desaparecido en un metaviaje lisérgico-amparístico por la ladera sur del Moncayo, tiene en su haber literario varias historias sobre Gnomos, Duendes, Asas de Tetera y Bombones Trapa. Pero lo más curioso son las historias que su propia vida generó, historias difícilmente distinguibles de la realidad o de la fricción.

EL PAJARERO INDOBLABLE.

Esta historia sucedió en Nebrasca de Duero. Cuentan los documentalistas de la etapa azul añil del escritor, que Josick Granble gustaba de acudir desnudo a entrevistas con lugareños, para no asustarles. En la ocasión que contamos, Josick no iba del todo desnudo ya que acompañaba su viaje con una bufanda y un hatillo mágico, que le suminsitraba caramelos pez y litros de agua cuando así lo necesitara. Su bufanda dicen que había sido adquirida en un puesto de fruta de las Highlands escocesas, pero es un dato inherente a la historia que nos ocupa el espacio físico de letras del relato.

En la loma de la montaña de Nebrasca de Duero hay un puentecito romano que se conserva de pié desde los tiempos de Poncio Pilandos, y es allí donde Josick conoció al Pajarero Indoblable. Se había ganado el apodo de indoblable porque efectivamente, nadie podía doblarle. Su voz era aguda y extraña, y apenas se distinguía lo que explicaba, pero varios paisanos del Pajarero habían intentado doblar su voz para que así pudiera hacerse entender, y regalar su sabiduría a los demás.

Josick pasó con el Pajarero Indoblable quince días con sus respectivas 3,4 noches, y aprendió mucho de las contarinas del Pajarero, experto contarinador de historias trébulas. Josick llenó libretas y libretas de cuadernos rubio con los balbuceos del Pajarero, y dicen que una vez en casa nada entendió de lo que allí había escrito.

Así que otros quince días después, Josick contrató a Ramón Langa, actor de doblaje, y le pidió que se escondiera debajo del puente, para que el Pajarero no se percatara de su presencia. Era entonces en ese momento un actor de doblaje cuántico, porque estaba para Josick, pero no estaba para el Pajarero. Pero eso es otro tema y daría para montar una secta cienciológica amarilla. Salió pues el pajarero de su casa, al grtio de Josick de "SALGA DE SU HOGAR, SEÑOR PAJARERO, QUE ANTE TODO QUIERO SALUDARLE Y NADIE LE VA A DOBLAR LA VOZ". Si te aseguran que no van a hacer algo concreto con tu persona, es menester fiarte a pies juntillas de quien te anuncia que no lo hará.
Pajarero salió balbuceando. De repente, comenzó a entendérsele con una preciosa voz masculina como de héroe de peli de acción, brucewillesca, que dijo "no sé a que viene tanto grito, estoy pelando pájaros en las traseras de mi casa, creí que se había ido usted para no volver".
De repente, el Pajarero calló. Quedó maravillado de haber oído por fin su voz doblada, ya que por una maldición de la alcaldesa del pueblo cuando él era aun pequeño, habíasele negado esa opción en la vida, pero nunca lo había hecho voluntariamente. Al desconocer que debajo del puente estaba Ramón Langa, con un modelo muy bonito de colegio de curas, pantalón corto, jersey verde oscuro y corbatica de las de goma en los extremos, la maldición se había roto ya que el actor de doblaje no estaba en su campo de visión focal.

Contento y henchido de gozo, y también de la cantidad industrial de patatas asadas con mantequilla rosa que solía comer a todas horas, el Pajarero consintió en invitar a Josick y a Ramón a tomar un té con patatas en su humilde morada. Josick pudo aprender esta vez mucho más aunque como no sabía escribir el problema al llegar a casa e intentar descifrar sus cuadernos Rubio persisitió.

El Pajarero quedó tan fascinado de oirse con la voz de Ramón Langa, que se quedó al actor en su casa, le preparó una jaula, lo mató y lo disecó. Es lo que tiene la gente así limitada de capacidad craneal, que no entiende y hace las cosas mal siempre, LO QUE VIENE A SER SIN REFLEXIONAR.

1 comentario:

Saul dijo...

He de decir, si así me lo permite el espacio físico de las letras, que me hayo anodado como dice el otro, mayormente debido a la relajación de esfínteres.

El auténtico Josick Granble recién salido de una grieta del Moncayo.