viernes, 11 de abril de 2008

La extraordinaria, asombrosa y electrostática Nuca de Brenástedes García.

Brenástedes García, hijo de Alquimio García de Nostado, y Jesusa de los Ángeles Frisquiway, se había labrado una reputación en sus años de instituto, se graduó en químicas por la universidad de Reus, y conoció en esos años de estudio a una cigüeña parda llamada Rosario, con quien se casó en terceras nupcias por un azar espaciotemporal a pesar de no haber contraído matrimonio nunca antes.

Brenástedes estaba satisfecho de su vida, y llevaba un corte de pelo la mar de salado para su época, 1968, un pelito así como a cazuela que comenzaba a estilarse mucho. Pero Brenástedes desconocía el secreto que sus padres guardaban con recelo: Brenástedes iba a ser dos hermanos siameses hasta que, en el momento del parto, Don Alquimio dijo que tener unos hijos siameses podría ser la deshonra en su club de futbito, y convenció al doctor Pelayo, que años después fundaría una compañía de seguros, para que comprimiera a uno de los hermanos lo máximo posible hasta que sólo parecieran uno.

A la altura del cuello de Brenástedes se encontraba aprisionado su hermano siamés, Gottlieb Jesús de María. Se llamaba así por propia convicción, ya que pensaba independientemente de Brenástedes. De hecho, Gottlieb le susurraba cosas al oído a Brenástedes, le decía maldades, y el pobre Brenástedes se pasó media carrera de químicas consultándo a una amiga del campus que estudiaba psicología por si las voces podían deberse a que padeciera esquizofrenia.

De hecho, el enamoramiento de Brenástedes por la cigüeña era fruto de una broma pesada de Gottlieb, que aplastado en su nuca, le dictaba órdenes y pensamientos erróneos, hasta que le convenció de que estaba prendado de semejante ave comesapos.

Pero Gottlieb decidió, un buen día y sin consultar a ningún asesor financiero, desarrollarse como individuo, crecer, ser una persona completa. Así que, en unos días, luego meses, la nuca de Brenástedes comenzó a mutar. Primero se desarrolló la boca, de la cual siempre había habido una pequeña abertura, y después los ojos y la nariz, aunque póco más conisguió sacar Gottlieb, por culpa del aplastamiento en el momento del parto.


Gottlieb era de personalidad fuerte, mucho más si cabe que su hermano, dubitativo y temeroso de Dios, y comenzó a cambiar las tornas. Poco a poco tomó el control de las extremidades, brazos, piernas, y a pesar de que Brenástedes había intentado dejarse el pelo largo para tapar a Gottlieb, éste pronto comenzó a obligar a su mano a peinarse hacia atrás, hasta que un buen día, el ser vivo dominante era Gottlieb y, si mirábamos bien, a veces entre su larga melena caoba, podía oirse una voz quejumbrosa decir "al menos dejame besar a mi cigüeña queridaa...".

Gottlieb comenzo una nueva vida al lado de Amparo Soler Leal, aunque luego lo dejaron por incompatibilidades relaccionadas con la profesión y el número de pie. Gottlieb compró una Harley-Davidson y marcó al sur de los Estados Unidos, a vender cáscaras de gamba milagrosas en mercadillos ilegales...

Pues muy bien.

1 comentario:

Chapu dijo...

Creo que escuche una vez que Brenástedes engañaba a Rosario con una lubina albina... o quiza lo he soñado?