domingo, 30 de marzo de 1975

ABRAHAM SALINSKY Y LA GACELA MÁGICA

El pequeño Abraham disfrutaba en pequeñas ocasiones de un momento de gloria.

En el recreo, los niños elegían a sus compañeros de equipo para jugar al fútbol entre porterías improvisadas con mochilas y cazadoras... él siempre era el último, le dejaban de defensa. Era gordito y siempre tenia la boca sucia del chocolate de los Bonys, pero este día sería mágicamente cruel con otra persona, Pensó Abe al ver al nuevo.

El nuevo: Blasete, un chaval encanijao que sufría de la Polio, sería el ultimo en ser elegido.
Abraham sintió que era superior, sabía en realidad que todo estaba igual, que no era mas que el mismo mierda de siempre, pero esta vez creía tener alguien por debajo. Se ensañó con Blas de una forma atroz, intentando alargar sus 15 minutos de gloria.. "Cojo, cojón, no te elegirán a tí, jajaja, quedarás el último".

Para su sorpresa Tomás, el que siempre le pega en el patio, le sorprendió insultando a Blas. "Tu eres imbécil!" Le pegó una patada en la espinilla tan fuerte que los casi 100 kilos de Abraham cayeron al suelo gritando como una cerda.

"hay que ser cabrón, meterse con el pobre Blas..." Todos animaban a Blas mientras sonaba la campana del fin del recreo. Abraham fué castigado además por el director, que notificó a sus padres su mala actitud en el recreo.

Después de un día tan duro en el colegio, una Gacela Thompson se apareció al gordito Abraham y le dijo "Perú es tierra de Trabáculas. Por tanto es justo y necesario que yo te conceda tres deseos"

Abraham volvió a caer en el rencor y la envidia, y dijo "Pues quiero que ese tío tan gilipollas del cole se le caiga el pelo y le crezca un cuerno de putrefacción en la frente".

Con las Gacelas Thompson Mágicas hay que andarse con cuidado, y ser muy explícito en lo que pides. Evidentemente Blas era esmirriado y cojo, y Tomás un abuson, pero no eran los más gilipollas del cole. Abraham pese a todo salió ganando, o eso se decía a sí mismo, ahora tenía un cuerno putrefacto que le mantendría en cuarentena, y ya no tenia que ir al cole!

Abuela mutante (c) Iván Sarnago/seriebcomics.com Ilustración: Gerard Tauste.

No hay comentarios: